Las nuevas generaciones y la tecnología

La tecnología moldea a las personas, y con ello moldea al mundo. La influencia de los avances técnicos en la mentalidad y en la forma de vida de los seres humanos puede observarse desde los albores de la civilización. Nuestra era no es una excepción. De hecho, es, si cabe, un ejemplo paradigmático de cómo los avances tecnológicos tienen la capacidad de acentuar los cambios intergeneracionales. Lo más curioso de todo, sin embargo, es que este no es un fenómeno que ocurra en una sola dirección.

¿Qué queremos decir con eso? Que no es solamente la tecnología la que afecta a la forma de actuar y de ser de las personas, sino que las personas —con sus preferencias, su particular idiosincrasia y sus necesidades— también moldean la tecnología que va surgiendo y las herramientas que la acompañan. Este intercambio, este ida y vuelta, es uno de los factores que hace que la relación de los humanos con la tecnología sea tan interesante: que se trate de una relación viva y en constante evolución.

Cómo nos relacionamos con la tecnología viene definido, en gran medida, por las herramientas y las interacciones tecnológicas que hay a nuestro alrededor. Esta relación influencia nuestra forma de actuar, de relacionarnos, de consumir, y hasta de pensar. Entender cómo se relacionan cada una de las generaciones actuales con la tecnología, por tanto, nos puede ayudar a entender mejor quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos. Pueden aportar información crucial, por ejemplo, para cualquier negocio que esté buscando conectar con los diferentes grupos de población a los que quiera vender sus productos. Pero, además, puede ayudarnos a comprender hasta qué punto la sociedad está marcada por lo que hacemos o dejamos de hacer delante de las pantallas.

Interesante:  Acer o Asus – Comparativa y Decisión Final

Tampoco existe una relación unívoca entre la edad física y nuestra relación a nivel individual con la tecnología, esto siempre lo estamos comentando desde el punto de vista de generaciones enteras, para casos individuales siempre podemos averiguar nuestra edad Tecnológica con tests como el que nos propone ExpressVPN.

Si cogiéramos la relación que tiene un miembro de la Generación Silenciosa (nacidos entre 1925-1944) y la comparásemos con la de uno de la Generación Alpha (nacidos entre 2012 y la actualidad), nos daríamos cuenta de hasta qué punto la distinción de la que hablamos puede ser pronunciada y relevante. En los primeros, por ejemplo, prima la Televisión por encima del ordenador y del móvil y no es común verles utilizando el comercio electrónico, si no que prefieren comprar en establecimientos físicos (en parte desconfían de los métodos informáticos por miedo a ser víctimas de ciberdelincuencia, a la que son más susceptibles). Por otro lado, los dispositivos que ofrecen interacción por voz suelen resultarles más cómodos y familiares. En cuanto a los niños de la generación Alpha, la situación es completamente distinta. Estos niños han crecido inmersos de pleno en un entorno digital, las pantallas —sobre todo las de móviles y de ordenadores— les han rodeado desde su nacimiento, y su interacción con ellas suele ser muy precoz. Además, empiezan a estar cada vez familiarizados también con herramientas como los asistentes virtuales, y han experimentado el boom del comercio electrónico de primera mano, por lo que la mayoría ya lleva integrada y normalizada esa forma de consumo.

Interesante:  Emulador PS Vita Android 2021 - Los Mejores Gratis

Entre medias de estos dos extremos hay toda una escala de grises: los Baby Boomers (nacidos entre 1945-1965), con características como su propensión a actuar en encuestas o cuestionarios, a compartir contenido en RRSS —sobre todo político—, o su elevado gasto por transacción en comercio online. La Generación X (nacidos entre 1960-1975), que, entre otras cosas tiene un uso importante de servicios de mensajería como Whatsapp, pero sin embargo siguen decantándose por el móvil y el mail en entornos comerciales y laborales; que, puestos a elegir, prefieren la interacción con personas; o que suelen recurrir a la televisión por cable o a las plataformas digitales para consumir contenido. Los Millennials (nacidos entre 1980-2000), que valora enormemente la innovación, los nuevos formatos y las nuevas propuestas; que han experimentado el boom de la economía compartida y los servicios bajo demanda, o que tienen una alta demanda por nuevas experiencias. O la Generación Z (nacidos entre 2001-2012), con sus preferencias por el streaming y por el contenido de consumo rápido; su uso fragmentado de redes sociales; o por su preferencia por empresas que dan importancia a la responsabilidad social y medioambiental.

Cómo vemos, en lo que a relación tecnología se refiere, las distancia entre generaciones puede ser enorme, ¡mucho más que los años que las separan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *